KONY Nutrición
lunes 11 de diciembre de 2017 1 Comentarios
TIPS KONY SLIM

Cómo evitar la obesidad infantil


La obesidad dejó de ser un problema exclusivo de la edad adulta hace muchos años y ahora afecta a gran parte de la población infantil. De hecho, solo en los últimos tres años, el número total de individuos que han necesitado un recambio de cadera o prótesis ortopédica a causa de la obesidad ha aumentado un 60%.


Ese aumento no se debe a la población adulta de edad media, sino a jóvenes y hasta niños de 10 años, lo que implica que se están empezando a realizar cirugías de prótesis articulares a edades más tempranas que nunca.  


En la actualidad, además de las conocidas enfermedades relacionadas con la obesidad como son la diabetes, la hipertensión y los problemas cardiovasculares en general, los expertos están empezando a notar un aumento exponencial de los problemas articulares con un desgaste mucho más rápido de lo habitual. Ya no es una cuestión de edad, sino de sobrepeso, e incluso se llega a puntos donde las prótesis articulares son inútiles y se requiere llegar a la amputación.  
 

Ahora bien, ¿cómo evitar que los niños sufran de sobrepeso?  

  • Adoptar hábitos alimenticios saludables: una dieta equilibrada es la base de una buena alimentación. Los padres somos los encargados de inculcar en los niños una correcta alimentación y a veces somos nosotros los primeros que tenemos que “cambiar el chip”.
     
  • Realizar actividad física: el ejercicio, junto con una dieta equilibrada, es clave para evitar la obesidad infantil. Los expertos recomiendan al menos 15 minutos de actividad física moderada o intensa para mantener alejado el sobrepeso.
     
  • Evitar el sedentarismo: ya sabemos que la inactividad predispone al sobrepeso. La televisión tiene gran incidencia en los malos hábitos de alimentación en los niños. Es por eso que es muy importante apagarla a la hora de comer y sentarse a la mesa.
     
  • Predicar con el ejemplo: es necesario cambiar nuestros propios hábitos para tener hijos más sanos. Si los niños nos ven inactivos y alimentándonos de forma incorrecta no estamos dando un buen modelo en el que reflejarse.
     
  • Compartir la mesa familiar: algunas investigaciones indican que los niños que comen con los padres consumen alimentos más sanos. Además, es un ejercicio ideal para potenciar la comunicación familiar y atender las necesidades personales de cada miembro de la familia.


¿Te gustó el post?




¡DEJANOS TU COMENTARIO!

Nos encantan los comentarios, sean elogios o críticas seguro nos ayudarán a crecer.


Por favor, compruebe haber rellenado los campos obligatorios ×

Por favor, compruebe la dirección de correo electrónico de nuevo ×

Su mensaje no pudo ser enviado, inténtelo nuevamente en unos minutos... ×

Su mensaje ha sido enviado con éxito! ×