KONY Nutrición
lunes 19 de febrero de 2018
RECETARIO KONY STEVIA

¡Cheesecake light sin horno!


Con KONY stevia como edulcorante, que se puede usar tanto en su versión líquida como granulada, vamos a conseguir reducir notablemente las calorías de esta torta para que todos la puedan disfrutar, incluso aquellos que más se preocupan por su físico o que padecen de diabetes.


Antes de la receta, un poquito de historia. El cheesecake tal y como lo conocemos ahora es el resultado de muchas modificaciones a lo largo de miles de años. Se cree que su nacimiento se remonta 4.000 años antes de la era actual, allá por la Antigua Grecia, en concreto en la isla de Samos.

En la Antigua Grecia esta torta de queso se consideraba una auténtica fuente de energía y era alimento de los primeros atletas de los Juegos Olímpicos cuando estos comenzaron. En esa época, simplemente se calentaba el queso triturado en una cacerola de cobre con miel y harina para posteriormente dejarlo enfriar y servir.

El cheesecake actualmente es uno de los postres que más se suelen preparar. Y no sólo porque su receta sea ultra sencilla, sino también porque se trata de un delicatessen que le gusta a todo el mundo. Ahora sí, la receta:

Ingredientes
  • 50 gramos de galletas integrales sin azúcar.
  • 2 cucharadas soperas de manteca.
  • 200 gramos de queso crema para untar bajo en grasa.
  • 125 gramos de yogur natural 0% materia grasa.
  • KONY stevia.
  • 7 gramos de gelatina en polvo disuelta en 2 cucharadas de agua caliente.
  • 70 gramos de fresas.
  • 30 gramos de frambuesas.
  • 100 mililitros de agua.
  • 5 gramos de gelatina.


Preparación

Primero, triturá las galletitas y mezclalas con la manteca a temperatura ambiente hasta que quede todo bien integrado. Después, colocá esa mezcla en la base de un molde presionando y estirando con cuidado con una cuchara sopera y poné el molde en la heladera mientras preparás el relleno de la tarta.


Batí el queso crema con el yogur y añadí KONY stevia a gusto y la gelatina. Cuando esté todo bien integrado y quede como una crema, probá la mezcla y ajustá el dulzor.


Colocá esa mezcla sobre la base de galleta y volvé a guardarlo en la heladera. Ahora vamos a preparar la mermelada que va a cubrir este rico cheesecake.


En una cacerola chica colocá las fresas lavadas y cortadas, las frambuesas y el agua. Ponelas a fuego medio removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera hasta que quede como una mermelada. Retirá del fuego y agregá la gelatina hasta que se disuelva bien. Triturá la mezcla para que no tenga grumos y añadí KONY stevia si querés que esté un poquito más dulce. Dejá que se enfríe un poquito.


Sacá la tarta de la headera y agregale la mezcla de frutos rojos y meté de nuevo en la heladera durante 2-3 horas aproximadamente hasta que haya cuajado. ¡Y listo! Ya tenés un postre muy fresco y ligero que no pierde un punto de sabor.
 

¿Te gustó el post?




¡DEJANOS TU COMENTARIO!

Nos encantan los comentarios, sean elogios o críticas seguro nos ayudarán a crecer.


Por favor, compruebe haber rellenado los campos obligatorios ×

Por favor, compruebe la dirección de correo electrónico de nuevo ×

Su mensaje no pudo ser enviado, inténtelo nuevamente en unos minutos... ×

Su mensaje ha sido enviado con éxito! ×